Estudiantes del Instituto en Halifax

DSC01096

Compartir una cultura totalmente diferente, vivir con una familia anglosajona, tener nuevos compañeros, conocer nuevas costumbres y comenzar a forjar un entorno personal más sólido, es lo que hacen nuestros muchachos en la ciudad de Halifax, en la costa este canadiense. Además, perfeccionan su inglés.

Es una experiencia emocionante y única en la vida, por la edad que ellos tienen, la lejanía a sus familias, su entorno y sus costumbres, estos muchachos hacen un enorme esfuerzo que termina por ser divertido y formador. Pero el esfuerzo es doble, sus padres también deben sortear con la lejanía de sus hijos, y ver cómo se convierten en adultos.

En la escuela, con nuevas materias, compañeros, profesores y un idioma diferente, han recibido nuestros estudiantes con los brazos abiertos. La disposición de los nuestros ha resultado fundamental, se requiere tener una mente abierta y tolerante frente al otro y frente a lo diferente, eso garantiza el éxito del programa de inmersión, convirtiendo ésta en una muy feliz y enriquecedora experiencia.

Compartir una cultura totalmente diferente, vivir con una familia anglosajona, tener nuevos compañeros, conocer nuevas costumbres y comenzar a forjar un entorno personal más sólido, es lo que hacen nuestros muchachos en la ciudad de Halifax, en la costa este canadiense. Además, perfeccionan su inglés.

Es una experiencia emocionante y única en la vida, por la edad que ellos tienen, la lejanía a sus familias, su entorno y sus costumbres, estos muchachos hacen un enorme esfuerzo que termina por ser divertido y formador. Pero el esfuerzo es doble, sus padres también deben sortear con la lejanía de sus hijos, y ver cómo se convierten en adultos.

En la escuela, con nuevas materias, compañeros, profesores y un idioma diferente, han recibido nuestros estudiantes con los brazos abiertos. La disposición de los nuestros ha resultado fundamental, se requiere tener una mente abierta y tolerante frente al otro y frente a lo diferente, eso garantiza el éxito del programa de inmersión, convirtiendo ésta en una muy feliz y enriquecedora experiencia.